17 de enero de 2014

Aliados para aliviar la retención de líquidos durante el embarazo



Uno de los problemas más frecuentes durante el embarazo es la retención de líquidos, sobre todo a partir de la segunda mitad del embarazo y por supuesto una situación que se agrava los meses de más calor.

Esta retención de líquidos implica fatiga, pesadez e hinchazón en piernas, tobillos... incluso en el rostro o las manos. Aunque es bastante incómodo, hay algunos remedios que pueden ayudar a paliar los síntomas de esta retención.


El problema de la retención de líquidos en el embarazo


¿Por qué ocurre? Los cambios hormonales que sufre la futura mamá influyen muchísimo, así como el peso del útero que comprime vasos capilares dificultando el retorno venoso. La ropa ajustada, el calzado inadecuado, permanecer mucho tiempo de pie o sentadas, una ingesta deficiente de líquidos... Todos estos factores sumados al aumento natural de líquido corporal (placenta, volumen de sangre...), contribuyen a que se de este problema de acumulación de líquidos tan poco deseable.


Tips para paliar los efectos de la retención de líquidos

1) Disminuir el consumo de sal en la dieta. La sal aumenta el nivel de sodio en nuestro cuerpo y el organismo reacciona reteniendo agua para diluir este exceso.

2) Dormir sobre el costado izquierdo. Durmiendo sobre el costado derecho o boca arriba, el peso del útero comprimiría la vena cava impidiendo una buena circulación de la sangre y llegada de oxígeno a las células. Sin embargo dormir sobre el costado izquierdo es altamente recomendable en el embarazo ya que se alivia el edema o acumulación de líquidos y mejora la circulación.



3) Utilizar ropa y calzado cómodo. La ropa ajustada impide que la circulación fluya de manera saludable, lo ideal es utilizar ropa cómoda que nos permita libertad de movimientos sin comprimir nuestro cuerpo. El calzado debería ser también cómodo, ancho y firme, que no comprima para evitar, en la medida de lo posible, la hinchazón de pies.

4) Beber al menos 2 litros diarios de agua. Podemos incluir también zumos naturales e infusiones recomendadas en el embarazo. Una ingesta adecuada de líquido ayudará a eliminar toxinas y sentirnos menos hinchadas.

5) Llevar una dieta equilibrada. La bollería industrial, dulces, embutidos, grasas... no son aconsejables pues contribuyen a la acumulación de toxinas además de no ser el alimento más adecuando para el desarrollo del feto. Lo ideal es incluir en la dieta frutas, verduras, pescado, carne magra... una alimentación saludable que nos ayude a eliminar toxinas y sentirnos más ligeras a la vez que nuestro bebé crece más sano.

6) Duchas de agua fría. Dirigiendo el chorro de agua desde el tobillo hacia la ingle.

7) Realizarse masajes en las piernas con productos específicos. Las cremas efecto frío son maravillosas en ese sentido, lo ideal sería realizar un ligero masaje en ambas piernas comenzando desde el tobillo con movimientos circulares e ir de manera ascendente masajeando cada pierna hasta la ingle. Cuidado con ejercer mucha presión porque podemos provocar la rotura de algún vaso sanguíneo, han de ser movimientos suaves y ascendentes.



8) Mantener las piernas en alto. Después de un masaje con crema específica de piernas cansadas, la fórmula mágica es elevar las piernas y apoyarlas por ejemplo en la pared durante unos 20 minutos para favorecer la circulación y evitar la acumulación de líquidos.


Hace unas semanas que he notado que retengo más líquido de lo habitual (estoy a punto de entrar en la semana 22) así que estoy dándome a diario masajes con cremas específicas y después elevo las piernas unos 20 minutos. Al hacerlo cada día he notado mucho alivio y sobre todo la hinchazón prácticamente desaparece si somos constantes, al menos ese ha sido mi caso. He descartado las duchas frías que son un remedio buenísimo, porque al ser invierno ahora mismo me cuesta muchísimo hacerlo, además estoy más sensible de lo normal a los cambios de temperatura.

Yo esto usando ahora mismo una crema activa de Balneario de Mondariz, pero ya tengo otras dos cremas en la recámara para acompañarme hasta el final del embarazo. Estos son los productos que yo utilizo y voy a utilizar:



1) Crema Activa de Balneario de Mondariz: Crema efecto frío elaborada con agua termal del balneario. A mí esta crema me gusta mucho, se aplica desde el tobillo en movimientos circulares ascendentes hasta la ingle mediante un ligero masaje. Alivia rápidamente y es bastante efectiva para minimizar la hinchazón.

2) Vitiven Ultrafrío de Arkopharma: La opción que propone Arkopharma para aliviar la fatiga e hinchazón en caso de retención de líquidos. Una crema efecto frío que mejora la circulación y que ha cosechado muy buenas críticas entre las usuarias.

3) Leche piernas pesadas de Clarins: Si hace poco os hablaba de su maravilloso Huile Tonic para el cuidado de las zonas problemáticas como pecho, abdomen... Clarins cuenta con una amplia gama de productos enfocados a los cuidados en el embarazo, entre ellos esta loción a base de manzanilla, albahaca, salvia y ciprés que relaja, tonifica y refresca las piernas más cansadas, además de hidratar y suavizar la piel.




Puedes seguirme en
Facebook  ●  Twitter   Bloglovin'

16 comentarios:

  1. Tomo nota de todos tus consejos, me vienen genial!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos consejos.
    A mi padre (no embarazado, claro está jajaja pero con problemas de circulación en las piernas) le entusiasma ese gel frío de Vitiven.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Excelente post, muy bueno para las mujeres con problemas de circulación.
    bss

    ResponderEliminar
  4. Estas recomendaciones nunca está de más recordarlas y aplicarlas, al menos a mí me vienen muy bien. Conozco Vitiven y si además lo guardas en la nevera, te da una muy buena sensación de alivio. Eso sí, en invierno puedes parecer un pollo tembloroso ; )
    Besetes dobles.

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchísimas felicidades por tu embarazo guapa!! Un besín.

    ResponderEliminar
  6. yo no retuve liquido durante el embarazo pero fue dar a luz y se me pusieron las piernas hinchadísimas. Al cabo de los días todo resuelto. no suelo retener liquidos aunque por supuesto que me apunto tus consejos. besos

    ResponderEliminar
  7. Me habría venido de perlas en mis ambos embarazos. Yo cojo muchísimo peso y además también al final, como es lógico, retengo líquidos. Menos mal que luego todo vuelve a lo suyo jajaja
    BESOS!

    ResponderEliminar
  8. La segunda crema la tengo mediada, me gusta el efecto pero no lo blancas que deja las piernas después, imagino que por tanto mentol.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Por ahora no lo necesito pero lo apunto que nunca se sabe besitos

    ResponderEliminar
  10. Yo hice todo lo que pude, pero acabé con tobillos de elefante...

    ResponderEliminar
  11. Yo de momento para este tema no lo necesito pero si que uso las cremas en verano, me relajan las piernas una barbaridad.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por la información, me viene genial porque, aunque no estoy embarazada, retengo líquidos y tus consejos me van a venir muy bien!!!!

    ResponderEliminar
  13. Yo estoy de 20 y noto la diferencia de ponerme sobre el costado izquierdo, para muchas cosas :)

    ResponderEliminar
  14. estupendos consejos y aplicables además de en el embarazo para el día a día de todos :)

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado este post! Yo entre hoy en la semana 19 de mi embarazo y debido a las guardias eternas que tengo en mi trabajo como médico el cuidado de la retención de líquidos es imprescindible sobre todo los días post-guardia. Muchas gracias por los consejos. Un besito

    ResponderEliminar