16 de enero de 2014

Rincones gastronómicos de Madrid: Restaurante Treze



Treze es el proyecto personal y profesional del Chef Saúl Sanz y su esposa, la repostera Elena Ursu, un tándem perfecto en un restaurante que engancha por su cocina tradicional de calidad pero con toques modernos e innovadores.

Un equipo jóven, dinámico, que presta atención a todos los detalles y que son piezas que están perfectamente ensambladas para mirar en la misma dirección, ofrecer al comensal una experiencia inolvidable, una velada agradable con unos platos realizados con materias primas de categoría y elaborados con maestría y originalidad.  
Nosotros fuimos a degustar las creaciones de Treze y así fue nuestra experiencia.


Una carta que aúna la más exquisita tradición con innovadores toques frescos 

Treze es un local que a simple vista transmite elegancia sin ser recargado, sobriedad con pinceladas modernas y jóvenes, líneas puras y tonos suaves, grises, blancos, arenas... Una mezcla de texturas y materiales que invita al reposo, a un paréntesis en ajetreo de Madrid. Luminoso y acogedor, el comedor de Treze logra que el comensal se sienta cómodo, así es como nosotros nos sentimos, el recibimiento de su personal también contribuyó a ello.



Nada más acomodarnos en nuestra mesa, pedimos algo de beber y nos trajeron una cesta de panes para elegir, optamos por el de centeno y cereales, buenísimo, para acompañar a un excelente aceite de oliva virgen de arbequina y un arenque marinado con mostaza dijon.




Para empezar elegimos tres entrantes, lomo de anchoa sobre arena de aceite y tomate cherry asado, ensalada de pulpo asado, aliño encurtido y salsa choricero, y huevo a baja temperatura con setas de temporada y aromas. Tres platos excepcionales para acercarse a la cocina de Saúl Sanz, maravillosamente elaborados, con una presentación exquisita y un sabor inigualable. Recomiendo especialmente el huevo por lo original del plato y sus delicados aromas.





Los entrantes fueron acompañados por el vino blanco catalán Ca N'Estruc Xarel-lo 2012, que obviamente por mi embarazo fue elección de mi marido y yo tuve que conformarme con un maridaje con agua mineral que viendo la calidad de los platos no me importó aunque pienso resarcirme más adelante cuando vuelva a Treze.

Como segundo plato yo me decidí por el rape sobre guiso de setas en escabeche, una ración generosa riquísima, y el Sr Naru optó por el gamo asado con setas, castañas y membrillo, delicioso plato ejecutado con maestría que acompañó con un vino tinto del Bierzo, Castro de Valtuille joven Mencía.




Desgraciadamente me han diagnosticado diabetes gestacional en el embarazo así que en los postres me quedé sin probar las magníficas creaciones reposteras de Elena Ursu, en su defecto me decanté por una tabla de quesos, detalle que se agradece en la carta ya que no todo el mundo puede comer dulce. La selección de quesos me gustó muchísimo, desde los más tiernos a los más fuertes, todos ellos fabulosos. El Sr Naru eligió un postre muy llamativo en su presentación, chocolate blanco con cremoso de violetas y sorbete de frambuesa. Una original puesta en escena para un postre que sin duda probaré en mi próxima visita y que obtuvo buenas críticas por parte de mi esposo.



Una carta sencilla, fresca, con materias primas de excelente calidad, una elaboración impecable y con platos que se van renovando periódicamente. El Chef y su equipo estuvieron en todo momento pendientes de que todo fuera perfecto y desde aquí sólo me resta darles las gracias por su amabilidad y profesionalidad.


Nunca el número 13 había dado tan buena suerte, la suerte de poder disfrutar de una comida de calidad, elaborada con mimo y esmero, innovando sin dejar de ser fieles a la cocina tradicional. Todo un acierto que no puedo dejar de recomendar, uno de los rincones gastronómicos más interesantes de Madrid. Yo seguro que repito.

Treze está en la C/ San Bernardino 13 en Madrid (www.trezerestaurante.com).



¿Conocéis el Treze? 


Puedes seguirme en
Facebook  ●  Twitter   Bloglovin'

7 comentarios:

  1. que buena pinta todo, pero me pilla un poco lejos.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta tiene todo y que bueno tiene que estar, lo que menos me llama la atención es el postre, yo soy muy "chocolatera" pero negro!!!!!!! pero seguro que algo tienen!!!! ja ja ja

    Tomo nota para cuando vaya a Madrid, que tengo muchas ganas!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me entra hambre... posible visita para cuando vaya a Madrid. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Pues me lo apunto porque pienso ir a probar ese entrante con la cesta de panes y el aceite de oliva.
    Qué lástima que no puedas tomar dulce pero ese postre puede esperar, cuándo nazca la princesa vuelves a comerte un par jajajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Treze, allí preparan la mejor vieira del mundo y el ambiente es inmejorable.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. guau, qué buena pinta tienen esos platos, y yo sin desayunar todavía, jejeje, lástima que me pille algo lejos

    ResponderEliminar