20 de agosto de 2014

Curiosidades que nadie te cuenta acerca del embarazo




Cuando me quedé embarazada todo era nuevo para mí, desconocía muchísimas cosas, sólo sabía lo que la mayoría de la gente comenta, que tendría náuseas, pudieran ser vómitos, los antojos, los cambios de humor, el rechazo a algunos olores... y sobre el proceso de gestación muy poca cosa la verdad, más que el feto crece unos 9 meses y luego das a luz con dolores entre contracciones. Sin embargo, me topé con muchas curiosidades que ocurren cuando estás en estado de nueva esperanza y pensé ¿por qué nadie habla de esto?! Hoy voy a contaros algunas de las circunstancias con las que me encontré.


Curiosidades que aparecen durante el embarazo

No todas las mujeres tienen los mismos síntomas durante el estado de buena esperanza, en mi caso no hubo vómitos, ni antojos más allá de lo normal (de cuando no estaba embarazada quiero decir), tampoco engordé prácticamente, llegué al final del embarazo con menos de 3 kilos de peso cogidos, lo que pesaba mi hija, claro que la dieta por diabetes gestacional tuvo la culpa, y casi que le estoy agradecida porque me he recuperado en tiempo record. Sí que tuve naúseas durante el primer trimestre, ardor, mucho sueño, agudeza olfativa de superheroína... lo típico, pero nada que no fuera más incómodo que insoportable.

Os voy a enumerar pequeñas curiosidades con las que me encontré durante el embarazo:

1) En los análisis de sangre de una embarazada el nivel de colesterol sube por encima de lo normal y esto, valga la redundancia, se considera normalísimo!

2) Es normal que el pie crezca, puede crecer entre media talla a una entera, así que no os extrañéis si necesitáis un número más en vuestro calzado porque puede darse dado el peso que ha soportado el cuerpo, ya que los ligamentos se relajan.

3) Yo tuve desde el principio del embarazo la dichosa rinitis gestacional, estuve unida a los pañuelos de papel hasta el día que di a luz, un incordio en forma de congestión nasal moderada constante.


4) De repente te vuelves olvidadiza, no te acuerdas de nada prácticamente, no sabes dónde dejas las cosas, olvidas llamar o escribir, olvidas y olvidas... No se sabe muy bien por qué ocurre esto, pero es algo bastante generalizado entre las mujeres embarazadas.

5) El volumen de sangre se dobla, por lo tanto son frecuentes los sangrados de encías que se inflaman y también los nasales.

6) Se produce más saliva, esto no me tocó sufrirlo pero me han contado que es muy desagradable, por lo visto se llena la boca de saliva constantemente y ese exceso resulta bastante incómodo.

7) El cabello crece de manera irrefrenable, y de esto doy fe porque, aunque a mí me crece rapidísimo el pelo, al terminar mi embarazo mi melena era digna de tirar con trenzas por el balcón, además se deja de caer!

8) Te olvidas de depilarte durante mucho tiempo, yo prácticamente no tenía vello en las piernas y no me depilaba casi nada, una maravilla! Ojo, que todo vuelve a la normalidad después del parto desgraciadamente.

9) Diabetes gestacional. A muchas de vosotras tal vez no os parecerá una curiosidad pero para mí era algo totalmente nuevo cuando me la diagnosticaron. Por lo visto el  páncreas tiene que producir 3 veces más insulina que en condiciones normales cuando estás embarazada, pues bien, mi páncreas no estaba por la labor y lo que pasaba era que se producían picos de insulina que eran peligrosos para el feto. En mi caso lo controlé totalmente mediante la dieta con el seguimiento de mi endocrino, pero en algunos casos es necesario inyectar insulina.


10) Contracciones de Braxton Hicks. De esto no tenía ni idea tampoco, son contracciones que se producen generalmente durante el último trimestre del embarazo y que simplemente son "ensayos" que hace el cuerpo para prepararse para el momento del parto. No son dolorosas pero en ocasiones pueden resultar bastante incómodas y molestas, sobre todo al final del embarazo. Y yo que creía que sólo se tenían contracciones poco antes de dar a luz!

11) El cuerpo va cambiando, segrega la hormona relaxina a causa de la cual se relajan los ligamentos, esto, junto con el peso de la barriga al final del embarazo presionan la pelvis y en muchas ocasiones provocan calambres y tirones de ingle que son muy peligrosos a esas alturas de embarazo ya que pueden provocar caídas y pérdidas de equilibrio. Yo no tuve calambres, pero sí que sufrí el último mes los famosos tirones de ingle en la ingle derecha y son muy molestos y, como en las demás ocasiones, nadie me había avisado...



¿Conocíais estas curiosidades? 
¿Alguna más que hayáis sufrido u os hayan contado?




Puedes seguirme en
Facebook  ●  Twitter   Bloglovin'

20 comentarios:

  1. Hola! Me ha gustado lo de no tener que preocuparse por depilarse jajaja

    ResponderEliminar
  2. Vaya lo de que crezca el pie me ha parecido super curioso...espero que a mi no me crezca mucho más porque si no jajajaja. Muy buena entrada!! :D

    ResponderEliminar
  3. Pues sí que es verdad, nadie lo comenta porque aparte de la diabetes gestacional y lo del cabello, no tenía ni idea del resto. Ojalá el tema de la depilación fuera permanente como premio por tener que dar a luz :P
    Genial post, un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, no sabia de la misa la mitad, la verdad.
    Sé porque tengo amigas, primas que han tenido hijos y bueno, una te cuenta lo del pelo, otra de cuenta lo de las hormonas, otra que si tal pero hay cosas que me han dejado... cómo la rinitis.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado muchísimo el post porque me he reconocido en muchos aspectos. En mi caso, recuerdo que en el primer embarazo recogí yo misma los resultados de la primera analítica...¡¡y todo eran asteriscos!! Qué susto me llevé!! Hasta que el médico me explicó que los asteriscos eran conforme a personas que no gestan!! jajaja
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. No sabía la mayoría de cosas :S así que muchas gracias por compartirlas.
    ¡Un besote preciosa!

    ResponderEliminar
  7. Super recomendable tu post! En qué libro aparece todo esto?? Gracias por compartir. Yolilarose

    ResponderEliminar
  8. Más o menos las conocía y no por haber estado embarazada sino porque muchas de mis pacientes me lo cuentan. Vamos que como profesional tengo que dispensar día a día, muchas cajas para las dichosas nauseas, vómitos, ardores insufribles, relajarlas con los calambres o controlar la glucosa. Pero creo que ninguna os acordáis de eso cuando le veis la carita al bebe. Al menos cuando me vienen a ver y a presentar a los bebes a la farmacia todas las mamis estáis muy contentas con esos bebes tan bonitos y tan cucos que no pararías de mirar y te los comerías!
    De nuevo, enhorabuena por el bebe!

    ResponderEliminar
  9. Yo menos la sialorrea y la diabetes gestacional he tenido todo lo demàs xD

    ResponderEliminar
  10. Yo las conozco todas, que te voy a contar...jaja!!. Y los olores?. Por favor, no podía abrir el lavavajillas ni ducharme con mi gel habitual. Yo cogí 6 kg y al día siguiente de tener a mi peque tenía la barriga como una tabla...los dientes y muelas también sufren pero en mi caso lo pasé peor por mis encías sensibles y mis cejas rubitas casi llegan a desaparecer jeje...en fin, que se te olvida todo al tener a tu bebé en brazos!!. Besos reina!!.

    ResponderEliminar
  11. Debo de ser extraterrestre, no tuve ninguna molestia, no se me olvidaba nada de hecho aproveché la coyuntura para acabar estudios, duró lo que el embarazo, el dia que dí a luz, ese dia tenia pendientes 5 exámenes. Fué todo estupendo, durante el embarazo, me recuperé y pude ponerme mi ropa a los 15 dias. Lo peor de lo peor fué el después, pero hoy no es su dia de contarlo. Besos

    ResponderEliminar
  12. Qué curioso. Sería genial que lo del cabello y el vello corporal se quedaran "pa siempre. A mí personalmente no me importaría que me crecieran los pies una talla, así sería más fácil encontrar número jajajj. Eso sí, soy muy delicada con los olores, no creo que lo pasara bien desarrollándolo aún más.
    Enhorabuena por tu bebé.

    ResponderEliminar
  13. No me sabía la mayoría! Sin embargo sí me suena y mucho lo de la salivación excesiva. También sucede con ciertos problemas hormonales fuertes, con la botellita en la mano todo el día para escupir y escupir... Horroroso... Súper interesante post! Besos!

    ResponderEliminar
  14. Qué curioso madre mía! No tenía ni idea, a favoritos para el futuro va esta entrada :) Un besito!

    ResponderEliminar
  15. Pues me parecen unos datos muy interesantes! la verdad es que los desconocía todos... solamente había oído lo de la diabetes. Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Que fuerte me parece todo! A mi me da terror tener algún día un bebe pero si a cambio dejo de tener que de depilarme... Jaja!

    Besos!

    http://madameblueysusmanias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. hola preciosa, lo que más me ha sorprendido es lo de que puede crecer el pie, yo no lo noté en ninguno de mis embarazos, un post interesante...besos

    ResponderEliminar
  18. Lo del pie no lo sabía! El tema del sangrado de las encías, más que por la cantidad de sangre es por un componente hormonal! :)

    ResponderEliminar
  19. Hola guapa! Me ha gustado tu post, es cierto que son cosas de las que nadie te avisa. Me ha hecho mucha gracia que contaras lo de los pies porque a mí me creció un número, pero además esa talla de más se me ha quedado conmigo para los restos, lo que es un problema porque ahora tengo el 41 y a veces me resulta difícil encontrar zapatos. Le cogí asco a cosas que me encantaban como el café y los frutos secos. Y otra cosa que nadie me dijo que podía pasar es que se me rompiera la bolsa y yo no me diera cuanta de nada porque el liquido lo iba perdiendo conforme iba a hacer pis, por esto y porque me hijo venía con doble vuelta de cordón en el cuello, me hicieron una cesárea de urgencia nada más llegar al hospital, pero me recuperé muy bien de ella y siendo prácticas me ahorré un montón de dolores y de horas de parto, así que al final todo bien.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  20. Hola, guapa! Yo ahora mismo estoy embarazada de 17 semanas y me he identificado con bastantes cosas de las que comentas. Lo de no depilarse las piernas es una maravilla...jeje, pero la rinitis gestacional es un rollo... aún así y a pesar de todo y de las nauseas y los vómitos de las primeras semanas, estoy radiante de felicidad! Ahora te toca disfrutar de tu peque que te lo has ganado, un beso!

    ResponderEliminar